torre
713 Visualizaciones

CG: nf

CA: Tecnología energética; Fuentes de energía renovables – Energía eólica.

CT: La torre se fabrica a partir de láminas de acero planas de algunos centímetros de espesor que es curvada y soldada entre sí hasta formar anillos. Estos anillos son soldados entre sí hasta obtener la torre de la altura deseada. Para asegurarse la calidad de las uniones todas las soldaduras son comprobadas mediante ultrasonidos y se utilizan equipos de soldadura automáticos. La parte final del proceso de fabricación incluye tratamientos de chorro de arena y pintura que dotan a la torre de la resistencia a la corrosión y a las inclemencias climatológicas adversas. Por último, se incorpora el ascensor –cuando así es solicitado- y los cables de potencia, de forma que, tras su elevación, sólo es preciso empalmar estos elementos para tener todo el conjunto listo para funcionar.

F: http://www.gamesacorp.com/es/gamesa/energia-eolica/preguntas-sobre-energia-eolica.html (consulta: 28.05.2014)

DEF: Estructura que sostiene la góndola y el rotor de la aeroturbina y que, junto con la cimentación, constituye el soporte de la máquina.

F: IDAE – http://www.idae.es/uploads/documentos/documentos_Energia_Eolica_ee7631ca.pdf (consulta: 15.09.2014); LBR.

N: 1. Procede de la voz latina turris y esta del griego antiguo τύρρις o τύρσις, ‘torre’, ‘castillo’, ‘ciudad fortificada’.
2. El término, según el CORDE, aparece por primera vez en español en el año 1817. Sin embargo, de acuerdo con el CREA, no es hasta 1986 cuando se utiliza en el contexto de la energía eólica, en una publicación de José Aguilar Peris titulada «Del molino de viento al generador eólico».
3. Las torres pueden ser bien torres tubulares o torres de celosía. La principal ventaja de las torres de celosía es que son más baratas, sin embargo, la mayoría de las torres son de tipo tubular autoportante en acero, debido a su gran solidez y a su menor impacto visual. La optimización estructural de éstas últimas conduce a la forma troncocónica, con una reducción gradual del diámetro desde la base hasta la góndola, aunque ello repercute en mayor complejidad de fabricación y coste superior. Por otro lado, estas torres tubulares son más seguras para el personal de mantenimiento de las turbinas, frente a las de celosía, ya que pueden usar una escalera interior para acceder a la parte superior de la turbina.
4. Uno de los parámetros de diseño más importantes de la torre es, lógicamente, su altura. Cuanto mayor es la altura de la torre, la producción de energía de la turbina aumenta siempre que el perfil vertical de la velocidad del viento en el emplazamiento sea creciente. Sin embargo, un aumento de la altura de la torre implica un aumento del coste del componente y una mayor dificultad para la instalación de equipo. Teóricamente, la óptima altura de la torre resulta del punto donde se cruzan la construcción de las dos funciones: coste y rendimiento energético. Desafortunadamente, este punto de intersección no puede ser indicado por una fórmula general válida. Así pues, la elección de la altura de la torre responde a una solución de compromiso entre las ventajas e inconvenientes que supone aumentar este parámetro de diseño. En las turbinas más grandes, los costes de construcción aumentan más rápidamente con la altura de la torre que en las pequeñas turbinas. Los materiales válidos para la construcción son el hormigón o el acero; en el segundo caso, la estructura varía desde celosías hasta torres tubulares, con o sin tirantes.
Después de la altura, la rigidez es el segundo parámetro de diseño importante de una torre, que debe presentar una rigidez suficiente para soportar las cargas de empuje transmitidas por el rotor eólico y, por supuesto, las cargas que ejerce el viento a lo largo de la torre. Además, el diseño estructural de la torre debe fijar su frecuencia natural de flexión de tal forma que en ninguna condición de funcionamiento estable se excite esta frecuencia propia. Fijar esta frecuencia es un factor decisivo para el diseño, puesto que va ligado con el material requerido y, por tanto, con los costes de construcción. La meta del diseño de la torre es realizar la torre deseada con la rigidez requerida al más bajo coste de construcción posible.
La torre de un aerogenerador representa un componente convencional cuando se considera de forma aislada. Sin embargo, su diseño estructural requiere un conocimiento general del funcionamiento del sistema en su totalidad y su aplicación. Aparte de ese aspecto funcional, no se debería pasar por alto que la torre, incluso más que la góndola, determina la apariencia exterior del aerogenerador. Por ello, a la estética debería concederse la debida atención, incluso si implica algún coste adicional.

F: 1. DRAE@; http://etimologias.dechile.net/?torre (consulta: 17.09.2014); FCB. 2. CORDE (consulta: 17.09.2014); CREA (consulta: 17.09.2014); LBR. 3 y 4. http://e-archivo.uc3m.es/bitstream/handle/10016/12046/PFC_Raquel_Galvez_Roman_2005.pdf?sequence=1 (consulta: 15.09.2014); LBR.

SIN:
F:

RC: góndola, rotor.

IL: Componentes de un aerogenerador.

F: http://e-archivo.uc3m.es/bitstream/handle/10016/12046/PFC_Raquel_Galvez_Roman_2005.pdf?sequence=1, p.19 (consulta: 15.09.2014)